viernes, 26 de marzo de 2010

La mirada

http://www.rufuswainwright.com/


Entró en la boca del metro, línea 1 , dirección atocha, mientras escuchaba a todo volumen a Rufus Wainwright en su Mp3.Andando por el andén entre la multitud le parecía que protagonizaba un vídeo-clip. Le gustaba Rufus, le hacía sentirse diferente.Al entrar al vagón abarrotado miró al suelo mientras buscaba un hueco cerca de la puerta menos colapsada.Sonaba ,maravillosa, "poses" y aquella voz aterciopelada le arrullaba con el vaivén de las vías. Sus ojos se posaban distraidamente sobre los rostros de los desconocidos que le rodeaban y luego sobre la negrura apresurada de las ventanas. De pronto un instante se hizo más largo de lo correcto. Sus ojos ,los de él y los de ella, chocaron,colisionaron al azar, sin premeditación.Ella se encontraba a una distancia más cercana de la que las normas aconsejan, cosas de la hora punta.Tenía los ojos color violeta turbio, agudos,eléctricos, intensos, immantados, imposibles de eludir...Fue tan solo una milésima de segundo, aquella mirada le atravesó como un relámpago de luz mientras la música le atronaba en el cráneo .

-60 años después, cuando ella le cogía la mano, y las imágenes se sucedían en su cerebro, al mismo ritmo que se apagaban sus neuronas haciendo destellos de recuerdos, aquella mirada y aquella melodía, guardadas en una recóndito lugar de su masa gris aparecieron como una ensoñación, y comprendió que nada es casual, que en aquel momento sin saberlo comenzó todo. Ella apareció en su vida mucho antes, apareció en aquel preciso y precioso instante,pero no lo recordó hasta ese último momento final. Luego ocurrió la vida, enamorarse, sentirse, amarse en la intimidad del matrimonio, los hijos, los nietos...Ella le sujeta la mano en el último haz de luz que cruza delante de sus ojos, antes de la oscuridad total , pero aún él, anciano y vencido por la enfermedad, le da tiempo a decir en un susurro, en un último respiro " eras tú, siempre estuviste ahí, siempre, por eso te reconocí si saberlo al verte, en el fondo de tus ojos estuvo siempre la respuesta. Gracias amada mía... Y se fue, sin hacer ruido,como había vivido.-

El tren se paró con un bufido y un brusco movimiento . Él volvió a mirar al suelo, luego afuera, hacia el cartel que anunciaba la estación -Antón Martín- y enseguida de nuevo buscó los ojos de la desconocida,pero ella se había dado media vuelta y se había bajado. Se entretetuvo unos segundos viéndola caminar por el andén, mientras se cerraban las puertas y se reanudaba la marcha. En sus oídos continuaba sonando la melodía, los compases de un piano dulce y triste. El tren entró en la oscuridad del tunel y ella desapareció de su vista.No volvió a verla nunca más, nunca fueron nada, nunca hubo una historia de amor, ni tuvieron hijos , ni nietos,...Se apagó la visión de golpe, como en las películas, con el último fotograma. Fundido en negro y The end.

"El tiempo no es lineal. Todas las posibilidades, todos los caminos, están pasando, a la vez, en alguna parte..."

25 comentarios:

  1. Me ha encantado.

    Todas las posibilidades ,todos los caminos...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me han gustado esas miradas. Prueban que hay un sexto sentido que no entendemos.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos en un mundo de casualidades aunque a mí me gusta más de causalidades. Lo que hagas, o digas, o veas, ahí queda, nunca se sabe, la causa queda, ya veremos el efecto que eso tiene.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ni sí ni no, sino todo lo contrario: los dos. :-)

    ResponderEliminar
  5. En ocasiones nos sorprendemos al encontrar cosas que parecen no existir en situaciones tan cotidianas como un intercambio de miradas.
    A mí el Metro tiende a inspirarme bastante, a veces pienso que es una bobada, y otras descubro que no soy la única. Puede ser una de esas conexiones invisibles de las que hablas en este texto.
    Que, por cierto, es una gozada.
    Besazos azules (como la línea 1).
    Lena

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos...
    Gracias,de verdad, por seguir ahí..
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Uf! Esas miradas que dicen lo que no se puede expresar con palabras. Qué momentos tan intensos. Son otro plano de la realidad.

    ResponderEliminar
  8. De miradas y casualidades vamos viviendo. Hay veces que las miradas dicen más que cien mil palabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. C.O.

    la vida... el tiempo... una mirada... trilogía que pende de la magia de un reflejo... donde alguien se seguira mirando... mañana... mañana... mañana...
    bello y profundo texto!!!

    gracias por dejar tu huella y tus palabras en mis letras amiga!!
    eso me permitió visitar tu lugar... lleno de matices cálidos y lleno de ensoñaciones!!
    que pena que no te quedaste... pero agradezco tu visita y tus palabras!!!
    te abrazo desde el corazón!

    hermosos días!!!

    beso!!!

    ResponderEliminar
  10. Bonita historia y me gustó mucho su estructura.
    La música puede transportarnos a las historias y viceversa.

    ResponderEliminar
  11. ¡Que bonito!

    Es muy interesante el tropezarse con alguien desconocido, mirarse a los ojos y de alguna manera sentirse atraído... En ppio son esas historias fugaces que no llegan a más, pero quizás si el destino lo escribieramos nosotros mismos y decidieramos actuar, esa historia nunca real, podría pasar.

    Bonita reflexión. :)

    ResponderEliminar
  12. Para que veas que te leo.... pues está bien aunque...mira que te rayas eeeeeeeeeeeeeeeeeeeHHHHH...jijiji. que está muy bien, en serio. besos. B.A.

    ResponderEliminar
  13. Claro que no es lineal. Si así fuera, todos tendríamos la misma vida.

    ¡Beso! Te sigo :3

    ResponderEliminar
  14. He conocido hoy tu blog, y me ha encantado. Sigue escribiendo cosas así. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. El tiempo deja de existir cuando lo disfrutas en plenitud!!!
    Me gusta tu blog
    te invito a ver el mío, te encantará, está lleno de corazones , bellas palabras y creatividad!!
    todocorazones.blogspot.com
    Creatividad en la red, fantástico.
    Elvia

    ResponderEliminar
  16. ¿A quién no le ha pasado eso alguna vez en la estación de Antón Martín? :)

    CV

    ResponderEliminar
  17. bonita idea, C.O.

    me siento bastante identificado con este ejercicio que haces con una imagen sugestiva. suelo hacer este ejercicio pero con proyectos.

    un beso.

    ResponderEliminar
  18. me encanta esta idea tan real y abstracta sobre el tiempo

    ResponderEliminar
  19. Las ucronías siempre estarán ahí; el pudo haber sido pero en el momento no me atreví.

    Consuela saber que la otra posibilidad también ocurrió; en otro tiempo, en otro lugar...

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado la historia y ese no-viaje en el tiempo. ¿Por qué no has vuelto a actualizar? Te seguiré y asé me entero si vuelves ;) Un abrazo y suerte en los premios

    ResponderEliminar
  21. Un cruce de miradas, un choque fortuito, una decisión en un momento dado, tantos y tantos cabos de los que tirar que lo normal es dejar la mayoría en el aire, en un lo que pudo ser... Me gustó el texto.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar