martes, 25 de agosto de 2015

LA PAREJA TÓXICA


Corro hacia el bar donde hemos quedado , llego tarde. He estado toda la mañana como un loco intentando acabar antes en la imprenta, dejarlo todo atado antes del almuerzo para poder comer juntos. Como siempre un imprevisto, un capricho de ultima hora de mi jefe, un último retoque  y aquí estoy, llegando tarde de nuevo.
Acelero el paso, sé que ella estará enfadada cuando llegue. -Otra vez tarde –dirá.
Siempre pasando factura por cada hora, por cada minuto de más que paso en la oficina y no con ella. Esa guerra sorda por mi tiempo, ese que no estoy con ella.
Lo tengo asumido, lo se, es muy celosa  y yo la excuso. No se lo puedo reprochar, es mi culpa, siempre ha sido así, un poco celosa, un poco desconfiada ,un poco posesiva.
Al principio eso me gustaba, si ,tal vez me gustaba, me gustaba mucho que me celara, que no pudiera vivir sin mí, que contara las horas para verme.
Pero ahora , ahora la situación se está haciendo insostenible, me ahoga , no me deja respira, tener que estar justificándome continuamente, haciendo una prueba de amor en cada gesto, en cada explicación.
Para ella nunca es suficiente, nunca son suficientes los “te quieros”, no le basta, quiere más, quiere mi rendición, quiere mi total y absoluta sumisión.
Le pertenezco hasta en el más mínimo de mis íntimos pensamientos. A veces me sorprende ensimismado, simplemente estoy ahí tumbado, mirando el techo o paseando la mirada hacia el infinito, me dejo llevar , solo eso. Y ella, a mi lado,  ahí está de nuevo, mirándome, su pupila se me clava como un dardo -¿que piensas? –me dice.
Recuerdo cuando me divertía contestarle cualquier tontería -¿en que voy a pensar? en ti mi amor, en nosotros -nos reíamos, le exageraba los “te quiero", los “te adoro” “hasta el infinito y más allá “decía. Tontas y almibaradas cantinelas de enamorados. Pero ahora, ahora es diferente, ya no se qué decirle, nada le basta. Me angustia, me desequilibra, soy un equilibrista precario que se tambalea en la cuerda, esa cuerda que se tensa y destensa  entre la angustia de su presencia y a la vez  de su ausencia.
La quiero, eso seguro, la deseo, la necesito, no puedo vivir sin ella. Pero a su lado me siento pequeño, minúsculo, sólo soy algo  y recobro la dignidad si tengo su aprobación. Sólo entonces.
Esta tarde la he notado especialmente crispada al teléfono, me pedía insistentemente que saliera antes, que era importante.
Llevo un nudo en la garganta, reflexiono que ha podido pasar, repaso mis últimas horas en el trabajo, la tarde de ayer, algo que dije, alguna cosa inoportuna, algo que hubiera pasado esta mañana, algún cambio que ella haya notado y yo, despistado, pasara por alto. No sé, he estado toda la mañana en la imprenta, no me he movido de allí. No entendía su tono amenazador. Mi móvil, no ha podido ser eso, lo he tenido encima todo el tiempo. Últimamente está  obsesiona con mi móvil, cada mensaje que llega, cada llamada la sobresalta, me supervisa mientras lo uso, me mira de reojo y lanza encendidas indirectas si lo miro en la sobremesa más tiempo del que ella considera necesario -estás enganchado a ese trasto -me dice. Sospecho que lee mis mensajes, que mira mis llamadas pero no quiero saberlo. No quiero saberlo.

 Ya llego, respiro angustiado, la veo de lejos, ahí sentada en nuestra mesa de siempre, es tan guapa, tan sexy, me aprieta una garra el pecho.
 Me muero por abrazarla, por besarla en el cuello mientras la huelo, una vez más, como tantas veces y no me canso nunca de su olor, de su sabor. Me muero por  estar con ella, por dormir con ella, por despertarme abrazado a su cuerpo.
-Hola, mi amor -digo mientras me quito el abrigo-¿qué tal?.
Ella me mira , sus ojos están tristes, pero su gesto es agrio, distante. Me besa en la mejilla con desgana y me aparta cuando intento abrazarla. Me tenso un poco más, trago un poco para sobrellevar el nudo en la garganta.

 No pasa nada me digo, ha tenido un mal día en el trabajo, haré lo de siempre, le diré muchas veces que la quiero, lo mucho que la quiero, lo feliz que me hace, lo que la necesito, lo especial que ella es para mí por encima de todas las mujeres que he tenido nunca. Sí, eso haré, luego, cuando esté más tranquila, la abrazaré de nuevo, apoyaré mi nariz en su cuello y le susurraré cuanto la quiero. Así sentirá lo que yo siento, este calor en el pecho, este que siento yo, no tendrá dudas cuando me mire a los ojos, estos ojos de tonto enamorado. Será fácil, sí, será fácil .Todo saldrá bien, ella  me quiere,  yo sé que me quiere, lo sé, y me perdonará, me perdonará una vez más .

5 comentarios:

  1. ¡Bienvenida de nuevo Oliva! Me alegra saber que vuelves a escribir, tu historia me ha dejado con ganas de más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias anónimo..habrá más , no se si de esta historia , pero I'm back..

    ResponderEliminar
  3. Uf! Qué pereza de secuestro amoroso. Mejor solo...

    (me ha saltado un pop-up de publicidad al darle al botón de comentar, y eso no me pasa con los otros blogs... ¿¿??)

    ResponderEliminar
  4. Si, estoy de acuerdo..mejor sol@..
    Gracias por el aviso de la publicidad, pero, no se como se quita..
    Un saludo.
    Te sigo!

    ResponderEliminar
  5. Deberías publicar algo mas y saciar nuestra curiosidad. Nos hemos quedado como que falta algo...

    ResponderEliminar